domingo, 14 de diciembre de 2014

Bavaroise de fresa



¡Hola! No me ha pasado nada, no he dejado el blog, no estoy de vacaciones ni nada, ¡aunque lo parezca! Me da vergüenza el tiempo que he estado sin publicar, pero no vamos a mirar atrás. He estado agobiadilla con el instituto, el trabajo y he hecho un viajecito a Madrid que me ha sentado de lujo. Dentro de poco subiré las fotos en otra entradita. 


Esta tartita la hice para el cumple de mi madre, pero vamos, que salieron un molde de 22 cm y otro de 18 cm de diámetro, una locura, pensaba que iba a salir menos, jeje.

Ingredientes:

-          500 gr. de fresas congeladas.
-          500 ml. de nata del 35% de m.g.
-          150 gr. de azúcar.
-          8 hojas de gelatina.
-          Decoración: nata del 35%.

Elaboración:

  1. Preparamos la base recortando el bizcocho a la medida del molde. Podemos (y sería recomendable) calarlo con algún almíbar.

  1. Descongelar las fresas. Una vez descongeladas veremos que han soltado juguito, separamos por un lado las fresas y por otro esa agüilla.

  1. Hidratamos la gelatina durante 10 minutos.

  1. Mientras se hidrata, trituramos las fresas y calentamos el puré. Añadimos el azúcar al puré calentito, lo disolvemos y si es necesario calentamos un poco más para que disuelva del todo.

  1. Calentamos el juguito de las fresas que habíamos apartado, no llegamos a hervirlo, con unos 60ºC vale. Yo lo hice en el microondas a ojo.

  1. Escurrimos bien las hojas de gelatina y se las añadimos al jugo caliente. Las disolvemos bien.

  1. Incorporamos el puré de fresas templadito. Refrescamos sin dejar de mover.

  1. Mientras se pone a temperatura ambiente, semimontamos la nata bien fría por otro lado. No la llegamos a montar del todo para que se mezcle bien ahora con las fresas.

  1. Añadimos la nata semimontada al puré de fresa poco a poco, igualando las densidades.

  1. Vertemos sobre la base de bizcocho y enfriamos en el congelador.

  1. Congelado es mucho más fácil de desmoldar, y se puede manipular sin problema. Después no se nota que ha estado congelado.

  1. Para decorar yo he usado la boquilla 1M de Wilton para el cordoncito de nata y para las rositas he usado una boquilla pequeña de pétalo. Se hacen sobre una base con papel sulfurizado y se congelan, luego se pueden coger para colocarlas sobre la tarta. 
Aquí las rositas en el congelador, las hice sobre el culo de un vaso con un trozo de papel sulfurizado

  1. Con la decoración hecha, guardamos en el frigorífico. No conviene servirla congelada.



Es un poquito más elaborado que meter un bizcocho en el horno, pero es de los semifríos más fáciles que hay. Está muy buena, muy ligerita y suave. En mi casa gustó mucho, mira que yo tenía mis dudas.

Por último os enseño lo que mi Francisquito Javier entiende por “foto del corte”:



En fin, la mente de un fotógrafo es así. Un besote a todos!!

sábado, 8 de noviembre de 2014

Tarta de calabaza y chocolate



¡¡Hola!! Se me acaba de arreglar el Internet y estoy súper happy. Por eso os voy a dar la receta de la cosa más rica que he hecho en el mes, jajaja, más no. La calabaza está de temporada y hay que hacer cosicas con ella, claro que sí. Vamos al lío.



Ingredientes:

-          2 huevos.
-          150 gr. de azúcar.
-          80 gr. de aceite.
-          150 gr. de harina.
-          2 cucharadita de levadura química.
-          1 cucharadita de canela.
-          1 cucharadita de jengibre.
-          Un cuarto de cucharadita de nuez moscada.
-          100 gr. de cobertura con leche.
-          150 gr. de calabaza asada.

Ingredientes para la crema de queso:

-          125 gr. de queso de untar (no Light).
-          100 ml. de nata de montar 35% m.g.
-          150 gr. de azúcar glass.

Elaboración:

  1. Cocemos la calabaza en el microondas con un poquito de agua, escurrimos, trituramos y enfriamos.

  1. Batimos los huevos con el azúcar y añadimos el aceite en chorrillo.

  1. Derretimos la cobertura de chocolate con leche en el micro con cuidadito y añadimos a los huevos.

  1. Tamizamos todos los ingredientes en polvo y los vamos añadiendo poquito a poco al batido.

  1. Terminamos incorporando el puré de calabaza.

  1. Vertemos en un molde (yo de 22cm. pero quizás uno más pequeño quede mejor) porque queda un bizcocho finito). Horneamos 35-40 minutos a 165ºC.

  1. Hacemos la crema fluidificando el queso con un poquito de nata, luego montamos la nata y la vamos añadiendo al queso poco a poco y por último batimos bien con el azúcar. Si se deja un poco en el frigorífico se escudilla mejor.


 
Como el bizcocho es muy jugosito no le puse almíbar, pero si lo hubiera cortado para hacer capas quizás sí le hubiera puesto. La crema de queso la esparcimos por encima sin mucho cuidado y está terminada.


Está muy buena, el chocolate se lo podéis poner negro, pero a mí me gustó mucho así porque le dio un sabor suavico pero seguían notándose las especias y todos los sabores. El color quedó monísimo también, con el chocolate negro saldrá bastante más chocolateado.

Un besi!

martes, 28 de octubre de 2014

Amsterdam!!

Hooooola!!! Otro viajecito! Esta vez a Amsterdam, no he visto ciudad más bonita en mi vida. Junto a Disneyland, el único sitio que he dicho "tengo que volver sí o sí". Pasote. Además he estado súper bien, sin mis nervios y mis cosas raras típicas. Os dejo con las fotos. Un besito a todos!!

Mi calle favorita
Exposición internacional de Patchwork
FEBO, croquetas en máquinas expendedoras!
Mercado de las flores, pasada.
Hasta otra!!

miércoles, 22 de octubre de 2014

Rollitos de canela con masa Lidl



Hola, muchachada! No he dejado el blog, es sólo que últimamente no tengo naaaaada de tiempo, un horror. Además de que parezco Michi-viajecitos, ya entenderéis. Venga, vamos con la no-receta de hoy.


Ingredientes:

-          Masa fresca con levadura del Lidl.
-          Azúcar moreno.
-          Canela.
-          Almendra en granillo caramelizada.
-          Glasa muerta: azúcar glass y agua.


Elaboración:

  1. Desenrollamos la masa. Espolvoreamos azúcar, canela y almendra.

  1. Enrollamos.

  1. Cortamos rodajas de un centímetro y medio más o menos.

  1. Ponemos en la bandeja del horno con papel. Horneamos a 180º hasta que se doren (12 min. aprox.).

  1. Hacemos la glasa mezclando como 50 gr. de azúcar glass con un poquitín de agua, hasta que se tenga la textura deseada. Glaseamos los rollitos.



Están muy buenos. Las masas estas de Lidl están muy bien, en un momento tienes un dulce si se te ha olvidado hacerlo para un cumpleaños, un santo o algo del estilo, jajaja.


El pasado fin de semana fui a Madrid, os dejo con las fotos, como siempre. Un beso!!


miércoles, 8 de octubre de 2014

Base para pavlova



Este verano hice medio litro de crema pastelera de yemas para un encargo de una tarta de hojaldre. Para aprovechar las claras hice esta base para pavlova más bien para probar si me salía. La receta la cogí de mi amiga María de Cosicas dulces y alguna salada.


Ingredientes:

-          4 claras a temperatura ambiente.
-          220 gr. de caster sugar (azúcar molida con thermomix o molinillo).
-          1 cucharadita de vinagre de manzana.
-          2 cucharaditas de maizena.


 Elaboración:

  1. Empezamos a montar las clarar y cuando estén semimontadas empezamos a añadir el azúcar cucharada a cucharada.

  1. Montamos hasta que el merengue haga picos duros.

  1. Añadimos la maizena y mezclamos con lengua.

  1. Por último añadimos el vinagre y mezclamos también con lengua.

  1. Dibujamos un círculo en una lámina de papel sulfurizado y le damos la vuelta, sobre el círculo intentamos poner el merengue más o menos igualado.

  1. Precalentamos el horno a 170º. Cuando metamos el merengue bajamos a 100º y horneamos una hora y media. Luego la dejaremos dentro del horno un mínimo de 4 horas después de apagado (hasta que se enfríe todo).

  1. Al sacarla del horno, la base de merengue  estará resquebrajadilla, hay que manejarla con mucho cuidado. Ahora le podemos poner cremas, fruta y demás que lleva la tarta pavlova.


Como sólo la quería de prueba, no hice crema. La capa de fuera queda riquísima, un merengue sequillo de los que tanto me gustan. Y la capa de dentro es cremosita pero bien cocinada. Está buena.


Saludos, amigos!